Cómo funciona el motor de un coche eléctrico para niños

Cómo funciona el motor de un coche eléctrico para niños

Si hay un juguete que, desde hace poco tiempo, se ha ganado el cariño de todos los niños y niñas ese, sin duda, han sido los coches eléctricos para niños a batería con mando.

Una de tantas cosas, que los hace ser tan atractivos y llamativos (tanto para los peques como a sus papás), además de lo bonitos que son, es que ofrecen una experiencia de conducción tan real para los chavales, que se acaba convirtiendo en toda una aventura y a peripecia para ellos. Y lo más importante de todo: sin peligros ni riesgos gracias a la seguridad que les aporta el cinturón de seguridad y el mando parental.

Los coches eléctricos para niños pueden circular por todo tipo de terreno y superficies. Tanto por dentro como fuera están bien equipados con todo lo esencial para su diversión: luces, música, sonidos, apertura de puertas… Y lo mejor todo es que pueden jugar niños de 1 año hasta los 7-8 años.

Pero… ¿alguna vez han pensado cómo funciona el motor de estos coches eléctricos para niños infantiles?

Funcionamiento del motor de los coches a batería para niños

El elemento principal de estos coches eléctricos infantiles es el motor que tienen: funcionan con baterías desde 6v, 12v, 24 o 36v, dependiendo del modelo del coche. Estas forman pequeñas celdas que suministran la energía eléctrica al motor.

El funcionamiento de estos motores es muy fácil y sencillo:

Un alambre de hierro envuelve la estructura del motor actuando como si éste fuese un electroimán. A su vez, hay otro imán que suministra energía opuesta a la del electroimán anterior para crear el movimiento. Igualmente, tiene una base para conectar el electroimán y el imán fijo para así poder permitir el movimiento.

El movimiento del coche eléctrico infantil con mando se consigue alternando la polaridad de la corriente a través de un electroimán. La distancia que se crea entre ambos es lo que hace que el coche se mueva.

Redes sociales